Lorenzo, no como los otros
Lorenzo, no como los otros

Lorenzo, no como los otros

Regular price $4.50 Sale

A comienzos de 1957, y de escasos dos años de edad, Lorenzo Jaramillo llega a vivir a Bogotá con sus padres, a una casa ubicada en la calle 22 con carrera 4. Ellos se habían desempeñado como académicos del Instituto de Investigaciones Latinoamericanas de la Universidad de Hamburgo. En ese mismo año fue derrocado el general Gustavo Rojas Pinilla en Colombia, lo que le abrió las puertas al pacto de alternancia del poder entre políticos liberales y conservadores más conocido como Frente Nacional, con el que se buscaba poner fin a los viejos conflictos bipartidistas. En julio de 1991, un año antes del prematuro fallecimiento de Jaramillo –a los 36 años–, se promulgó una nueva Constitución Política colombiana que les daría un giro radical a las formas de participación ciudadana, pues la Asamblea Constituyente convocó a amplios sectores sociales del país que tuvieron como tarea redactar esta carta magna, hecho que le imprimió a dicho documento un carácter inédito, mucho más plural, democrático e incluyente. Podemos decir que, lamentablemente, Lorenzo Jaramillo no alcanzó a vivir muchas de las conquistas que hoy en día –no sin esfuerzo– han permitido un cada vez más amplio reconocimiento de los derechos y deberes de grupos sociales minoritarios, gracias a la Constitución de 1991, temas que sin embargo comenzaron a instalarse en el ámbito público a partir de los movimientos estudiantiles y contestatarios de finales de las décadas de los sesenta y los setenta en todo el mundo.